MI DIARIO A DIARIO

Buenas noticias, siempre

Conoce cuáles son los pasos para formalizar tu emprendimiento

Frente al aumento de emprendimientos formales e informales durante la pandemia, un experto en Administración comenta distintos requisitos para que tu negocio se apegue a la Ley de Microempresas Familiares (MEF).

Durante la pandemia por Covid-19, Chile ha experimentado un alza en los emprendimientos. Según el Informe Mensual de Constitución de Empresas y Sociedades, más de 15 mil empresas nuevas se crearon a nivel nacional en febrero 2021. Esto revela la necesidad de los trabajadores informales por formalizarse y así optar a más beneficios y permisos para funcionar.

Por esta razón, Carlos Valdebenito, director de carreras del Área de Administración del IP y CFT Santo Tomás San Joaquín comenta algunos requisitos para que tu emprendimiento deje de estar en la informalidad y sea una nueva Microempresa Familiar.

¿Qué es una Microempresa Familiar?

El académico explica que la MEF está conformada por una o más personas naturales que residan en el hogar y que pueden desarrollar labores profesionales, oficios, industria, artesanía o cualquier actividad de prestación de servicios o de producción de bienes.

¿A quién beneficia la MEF?

Esta beneficia, directamente, al microempresario o microempresaria que no ha podido formalizarse por limitaciones en las normas de zonificación industrial o comercial. También a quien tiene una empresa en funcionamiento sin estar formalizada, es decir, no posee patente municipal y/o no han iniciado actividades en el Servicio de Impuestos Internos (SII).

El profesional destaca que “los beneficios de las microempresas que funcionan en el sector formal también son válidos para las Microempresas Familiares”.

Requisitos

El primer requisito es acreditar que es legítimo ocupante de la vivienda en la que se desarrollará la actividad (casa propia, arrendada, cedida). En caso de que la vivienda sea una unidad de un condominio, deberá contar con la autorización del Comité de Administración respectivo.

El segundo requisito es el monto del capital propio destinado a la actividad, es decir, el capital inicial declarado por el contribuyente. Este “queda indicado en el certificado emitido por la municipalidad correspondiente”, menciona el experto.

Un punto importante que destaca es que en la microempresa familiar no pueden trabajar más de cinco personas ajenas a la familia.

Por último, los activos productivos de la microempresa familiar, sin considerar el valor del inmueble en que funciona, no pueden superar las 1.000 unidades de fomento. Valdebenito explica que los activos productivos hacen referencia a “las instalaciones, herramientas, materias primas e insumos que sirven para la producción de bienes y servicios”.

Actividades que puede y no puede desarrollar la MEF

El experto en finanzas destaca que las actividades que pueden desarrollar los emprendimientos deben ser inofensivas, esto quiere decir que “no produzcan contaminación, daños ni molestias a la comunidad, personas o entorno”.

Una Microempresa Familiar desarrolla una actividad inofensiva si no produce Residuos Industriales Líquidos (RILES) que sean ácidos, alcalinos, tóxicos o que desprendan sustancias volátiles ofensivas al medio ambiente o a la comunidad. Tampoco puede generar residuos sólidos radiactivos, corrosivos, explosivos e inflamables, así como tampoco residuos sólidos farmacológicos, clínicos y/u hospitalarios o similares.

El emprendimiento no debe ocasionar olores molestos, vibraciones, ruidos molestos, emisiones al aire de material particulado y/o gases en cantidades que generen molestias a la comunidad.

Autorización para funcionar

Existen MEF Inofensivas que requieren previa autorización sanitaria para funcionar, a continuación, se mencionan algunos ejemplos.

Aquellas relacionadas a la manipulación de alimentos. En este caso, el microempresario debe dirigirse al Departamento de Programas del Ambiente del respectivo Servicio de Salud, donde deberá seguir el procedimiento que corresponde para obtener la Autorización Sanitaria. Una vez autorizada la MEF por el Servicio de Salud, el Microempresario podrá inscribirse en el Registro Municipal y obtener su Patente e Iniciación de Actividades.

En el caso de que realicen venta de bebidas alcohólicas deben además obtener un informe municipal, un decreto alcaldicio. Por otro lado, cuando se trata de algún tipo de criadero animal o vegetal, se necesita inscripción en el SAG.

En el caso de Jardines Infantiles o instituciones educacionales se requiere una Autorización Junji o MINEDUC.

Pasos a seguir

Para hacer que tu emprendimiento se convierta en una Microempresa Familiar, necesitas tu cedula de identidad vigente (original y fotocopia), una copia del contribuyente y copia del SII del formulario de inscripción y una declaración jurada y declaración de inicio de actividades, visados por el municipio respectivo.

Una vez reunidos los antecedentes requeridos, puedes dirigirte a la oficina del SII correspondiente a tu domicilio y explicar el motivo de tu visita (iniciar actividades como Microempresa Familiar). Como resultado del trámite, habrás solicitado la iniciación de actividades para tu microempresa.

Por último, es importante mencionar que el trámite no tiene costo alguno.