MI DIARIO A DIARIO

Buenas noticias, siempre

El boom de las Freidoras de Aire: 10 mitos y verdades

Con una fuerte penetración en Chile y modelos para todos los gustos, las Freidoras de Aire llegaron a cambiar para siempre los hogares chilenos. Oster y distintos usuarios y amantes de la cocina desmitifican y explican aspectos en torno a su funcionamiento y características.

Las Freidoras de Aire son uno de los electrodomésticos que llegaron a cambiar para siempre la forma en que muchos chilenos cocinan, entregando la opción no sólo de freír con mucho menos aceite que de forma convencional, sino que una gran variedad de preparaciones.

A continuación, Oster y distintos amantes de la cocina detallan y esclarecen 10 mitos y verdades muy frecuentes entre quienes nunca han utilizado Freidoras de Aire:

El producto solo dora y no fríe: Falso

Gabriel Cifuentes, chef quien comparte sus recetas en su Instagram @gabocif, explica que “realmente es una Freidora de Aire como su nombre lo dice. Puede ocupar un mínimo de aceite pero con esa cantidad puedes freír, ya que el sistema tiene la capacidad de mezclar el aceite con la humedad y el vapor, y con esto puedes freír lo que sea, además de estar comiendo rico y sano”.

Solo sirven para hacer papas fritas: Falso

Angélica Bertín, Chef, cocinera y pastelera que comparte experiencias en su Instagram @cocina_chilena, aclara que “con una Freidora de Aire se puede hacer de todo, desde galletas, queques y panes, hasta cocinar huevos duros, por ejemplo”.

El hogar o cocina quedan “pasados a fritura”: Falso

Gabriel Cifuentes complementa que “al tener la opción de freír con poco aceite -yo recomiendo una cucharadita de té- y al mezclarse con el vapor que va generando el mismo alimento, el ambiente no tendrá rastro de que freíste algo. Puedes hacer incluso pescado frito y nadie nunca se entarará de que lo estuviste haciendo”.

Consumen mucha energía: Falso

La amante de la cocina Alessandra Riveros, quien comparte recetas y consejos en su Instagram @manitosquecomen, asegura que “al ser un aparato eléctrico, las personas pueden creer que gastan mucho, pero la verdad es que gasta bastante menos que un hervidor. Además, como es tan potente, los tiempos de cocción se reducen y eso hace que gaste aún menos”.

Existe una gran variedad de capacidades: Verdadero

Si bien en un inicio los modelos apuntaban a capacidades compactas, actualmente las Freidoras de Aire de Oster cuentan con capacidades muy diversas que van desde los 1,8 litros, 4 litros, 5,5 litros e incluso una Súper Freidora de Aire de 10 litros, siendo ideal para familias muy numerosas.

Son muy aparatosas: Falso

Alessandra Riveros afirma que “las Freidoras de Aire no son tan grandes, ocupan menos espacio que un horno eléctrico, pueden guardarse en la despensa o dejar en la mesa de la cocina, porque de igual manera se puede usar para muchas otras cosas, incluso tostar el pan o calentar comida”.

Llegaron para quedarse: Verdadero

La gran cantidad de preparaciones que es posible cocinar, su fácil uso y limpieza, además de ofrecer, en el caso de Oster, la posibilidad de freír con hasta un 99,5% de menos aceite en comparación con métodos convencionales, las convierten en el integrante más deseado de las cocinas.

Son difíciles de usar: Falso

Las Freidoras de Aire de Oster son extremadamente fáciles de utilizar y cuentan con versiones digitales y también manuales, que permiten en simples y pocos pasos escoger la función deseada -en el caso de las digitales- así como el tiempo y la temperatura idónea para freír o cocinar una gran variedad de alimentos.

Son solo para cocinar: Falso

Angélica Bertín asegura que “las Freidoras de Aire también son excelentes para calentar alimentos, como por ejemplo empanadas y pizzas, ya que al tener aire caliente circulando a grandes velocidades, los alimentos se calientan de manera homogénea, y la masa además queda crujiente”, en comparación con lo que ocurre con un microondas.

Son difíciles de limpiar: Falso

Las Freidoras de Aire de Oster poseen recubrimiento 100% natural Bioceramic, más resistente, antiadherente y por ende mucho más fácil de lavar que otros recubrimientos. Alessandra Riveros complementa que “si se limpian tras cada uso es mucho más simple, utilizando un paño húmedo o agua jabonosa tibia, es posible eliminar toda la suciedad de manera fácil y rápida”.