MI DIARIO A DIARIO

Buenas noticias, siempre

Protinol: ¿Qué es y cómo afecta en el cuidado de la piel?

La innovación fue patentada por Avon, luego de ser probada en la Universidad de Manchester y los centros de Avon Skincare Institute, prometiendo fomentar la producción del colágeno de tipo I y III en la piel. De acuerdo con una experta de la Universidad Finis Terrae, esto aporta resistencia y elasticidad.

Hace algunos años hemos visto como el aumento por los productos de skincare ha proporcionado la creación de nuevas tendencias para potenciar la iluminación el rostro, eliminación de líneas de expresión, hidratación, etc. Sin embargo, la pandemia y el encierro puso a este punto como una de las prioridades de la rutina diaria de las personas.

Así lo confirma Carolyn Gutiérrez, cosmetóloga y profesora de diplomado de la Universidad Finis Terrae, quien señala que: “el estrés y uso de mascarillas ha sido un factor de agresión importante para la piel, también el aumento de exposición a la luz artificial como cámaras de celular y computadores. Por otro tener que estar más tiempo en la casa para preocuparse por uno mismo han llevado a un interés masivo por el cuidado de la piel. Esto también ha provocado el aumento de uso de principios activos como Retinol, Floretín, Argina, entre otros”

A estos, hoy se suma el Protinol, una molécula creada con nueva tecnología para el cuidado de la piel patentada por Avon que promete hidratar, rellenar, reafirmar y dejar la piel con una apariencia mucho más joven.

Pero ¿cómo lo logra? durante el 2020, los expertos en skincare de Avon trabajaron en un nuevo producto de innovación en los laboratorios de la Universidad de Manchester y de Avon Skincare Institute en su Laboratorio Suffern en Estados Unidos, para crear una tecnología que ayude a las personas en la producción del colágeno I y III.

En palabras simples, Carolyn Gutiérrez explica que “la piel tiene más de 21 tipos, pero los más importantes son el I, II y III. El colágeno I, ocupa el 90% de colágeno presente en todo el cuerpo. Lo encontramos en la piel, los huesos, tendones, etc. Las fibras se agrupan tan bien que proporcionan capacidad de estiramiento, resistencia y flexibilidad a la vez. Mientras que el colágeno II, es el componente principal de los tejidos cartilaginosos y su principal cometido es otorgar resistencia a tejidos cuando hay presión. Principalmente se utiliza para aspectos estéticos como la celulitis, arrugas, signos de la edad, etc. Finalmente, el de tipo III, está presente en todos los tejidos musculares, aporta resistencia y el segundo colágeno en abundancia. Está muy relacionado al de tipo I”.

De acuerdo con Jossie Adams, química y experta en biología molecular y celular y vicepresidenta de los Laboratorios Suffern en Avon, comenta: “el colágeno es una proteína que se disminuye alrededor de 1% al año después de los 25 años, al igual que se reduce la generación de elastina y ácido hialurónico con el paso del tiempo. Por esta razón, quisimos crear un producto que ayude al retraso de este proceso natural, pensando siempre las necesidades de las personas a lo largo de todo el mundo. El colágeno III da estructura a la piel para que se adhiera el Colágeno I, ambos van de la mano, y juntos son el dúo que da un efecto de piel de bebé”.

La experta indica que toda la nueva línea de cremas de Anew y contiene el ingrediente y con su uso adecuado, se logran efectos significativamente visibles en tan sólo poco tiempo iniciado su uso.

Algunos de los beneficios de utilizar productos que estimulen la producción de ácido hialurónico, colágeno y elastina, es que el colágeno es una proteína que permite luminosidad y elasticidad en la piel y ese encuentra el 80% de esta. No puede ir fabricándose internamente ni de forma regular por lo que una vez que se comienza a perder, es importante aportar productos que estimulen su producción.  En cuando al ácido hialurónico aumenta la humectación para brindar una piel visiblemente con más volumen y elasticidad y la elastina aporta resistencia y dureza, además de proporcionar elasticidad a la piel, sostiene las fibras de colágeno y las mantiene en su lugar.