MI DIARIO A DIARIO

Buenas noticias, siempre

Tras experiencia de 2020 MIM potencia programas educativos virtuales nacidos en pandemia

El Museo Interactivo Mirador (MIM) mantuvo sus puertas cerradas durante gran parte de este 2020, reconvirtiéndose rápidamente hacia el mundo digital, lo que le permitió seguir cumpliendo con su misión de apoyar a profesores, estudiantes y familias chilenas, acercándolos a la ciencia mediante distintas estrategias virtuales.

“Durante este año 2020, el MIM se abrió a Chile y el mundo; amplió sus fronteras a través de la virtualidad para llegar a más públicos, más regiones, con nuevas plataformas y con un contenido acorde a la contingencia. Todo esto, para seguir cumpliendo activamente con su rol social y educativo vinculado a la ciencia y en un momento clave como ha sido la pandemia”, sostuvo la primera dama y presidente del MIM, Cecilia Morel.

Por ello, durante 2021 potenciará su presencia virtual con un nuevo programa en esta misma línea para apoyar a colegios e instituciones con régimen vespertino, que podrán realizar visitas guiadas virtuales por el Pabellón Principal y Pabellón Astronómico, dirigidas por profesionales del museo mediante el uso “MIM Virtual”, un recorrido en 360 grados e inmersivo, con el objetivo de satisfacer la necesidad de alumnos y profesores de vincular el currículum de ciencias directamente con la experiencia que ofrece el museo, cruce de contenidos que alcanza el 68% de sus exhibiciones.  

Son cerca de 2.600 metros cuadrados los que los estudiante y profesores podrán recorrer en forma virtual, lo que convierte al MIM, que es parte de la Red de Fundaciones de la Presidencia, en uno de los museos de Latinoamérica con mayor superficie expositiva digitalizada; plataforma que a la fecha ha sido visitada por cerca de 17.000 personas.

Mediante esta modalidad los estudiantes y profesores podrán interactuar con los videos y links que se presentan en cada sala, donde pueden visualizar videos con experimentos o con información complementaria, vinculados a las temáticas científicas de los módulos en las distintas salas.

“Queremos que los estudiantes puedan vivir una experiencia similar a la de visitar el museo e incluso mejor, con las posibilidades que ofrece la tecnología. Por eso estamos diseñando este nuevo programa que será un aporte concreto para los alumnos de establecimientos educacionales junto a sus profesores, puedan vincular las materias de clases de ciencia con los contenidos que exponemos en nuestras salas, con la dirección y apoyo de un profesional del MIM durante la conexión”, comenta Dalia Haymann, directora ejecutiva del MIM.

Programas educativos virtuales continúan en 2021

El museo, que es parte de la Red de Fundaciones de la Presidencia, benefició durante 2020 a más de 30 mil estudiantes, 900 profesores y miles de familias chilenas a través de las distintas iniciativas virtuales que estrenó, como “MIM Educa” o “Aula Virtual”, logrando ampliar el alcance e impacto del modelo presencial; los que continuarán durante el año 2021.

De esta forma, durante el MIM seguirá potenciando conceptos de cultura, divulgación y alfabetización científica, que por medio de estos programas virtuales ha logrado expandir a más salas de clases, colaborando con la entrega de métodos novedosos de aprendizaje, el desarrollo de educación no formal y este año además a través de la digitalización y herramientas virtuales.

Durante el año 389 establecimientos educacionales y 398 docentes participaron de “MIM Educa”, que busca apoyar a los profesores en las clases a distancia en el contexto de la pandemia, mediante la entrega de material audiovisual con experimentos científicos y guía de actividades lúdicas, aportando nuevos conocimientos en un lenguaje simple, entendible y cautivante a alumnos de 7° a 4° medio, de 243 comunas partes del país.

El museo también capacitó a 529 profesores de distintas regiones y benefició con nuevas estrategias educativas a más de 10.000 estudiantes, mediante su nueva plataforma de e-learning “Aula Virtual”, que nació como respuesta a las demandas de perfeccionamiento de los docentes del país en tiempos de crisis sanitaria, a través de clases virtuales gratuitas en un ambiente participativo, con foros, biblioteca, registro de clases y evaluación online; que además consideró la entrega de un kit de materiales para aplicar de manera práctica las temáticas científicas abordadas en el curso.

Mediante estos programas el museo llegó a docentes de Isla Dawson, Villarrica, Freire, Collipulli, Victoria o La Ligua, entre otras comunas, acortando brechas geográficas, digitales y sociales, y cumpliendo así con los objetivos sociales de la institución.